La donación del Monte de la Verna

En 1213, el castillo era propiedad del Messer – Conde – Orlando Cattani. Se encontraron en San Leo, en Montefeltro. En esta ocasión, el Messer quedó impresionado por la predicación del fraile y quiso darle en regalo el monte de la Verna, que se convirtió en el sitio de muchos y prolongados períodos de retiro. 

«Tengo en Toscana un monte muy devoto que se llama Monte de la Vernia, que es muy solitario y selvático y está muy bien apto para quien quiere hacer penitencia, en un lugar lejos de la gente, o para quien desea vivir de forma solitaria. Si te gustaría, con mucho gusto lo daría a ti y a tus compañeros por el bien de mi alma

 (Messer –Conte- Orlando Cattani de Chiusi della Verna ante de donar el monte a San Francesco d’Assisi, 1213)

LA VERNA

Obtenga más información sobre el Santuario Franciscano de La Verna, los lugares de la vida y la oración de Francisco de Asís y las obras de arte presentes.

LA FONTE DI SAN FRANCESCO

Se dice que un día muy caluroso, San Francisco montado en un burro, fue de Sarna hacia Verna, pasando por el antiguo sendero que corre a lo largo del acantilado de la loma de Stabarsicci y de Fognano, entre la aldea de Dama por un lado y la de Fognano desde el otro. San Francisco iba acompañado por un campesino de la zona que sostenía la cuerda del burro para poderlo conducir.

Hacía mucho calor y el burro y el campesino no podían soportarlo más.

De repente, el burro se paró y el campesino se tumbó en el suelo.

«¡Había al menos algo de agua!», exclamó el campesino, pero el agua no estaba allí. San Francisco, bajando del burro, no se desanimó. Se acercó a una roca grande que bordeaba el camino y colocó su dedo índice sobre ella. Un momento después, la roca comenzó a brotar agua fresca que apagó la sed de los tres peregrinos y les permitió continuar el viaje hacia la Verna.

Desde entonces, hasta hoy, por la roca siempre proviene agua muy fresca que ha ahogado a muchos viajeros a lo largo de los siglos. En cada estación, el flujo de la fuente es siempre el mismo: dos gotas por segundo.

Pronto se descubrió que esta agua no solo eliminaba sed, sino que también era útil para las enfermedades del cuerpo. Así fue, muchas de las personas que se fueron a Verna se pararon y bebieron, obteniendo resultados prodigiosos con respecto a la fatiga, el dolor, la falta de apetito, la fiebre…

A lo largo de los siglos, la reputación de la pequeña fuente creció y en 1883 se construyó al lado una capilla dedicada a San Francisco.

En su portal se puede leer: «La fuente cerca de aquí se llama San Francisco. El agua de la misma, en cuanto remedio para las enfermedades, siempre fue buscada por los fieles”.

Esta agua se hizo aún más conocida en los años 30 del siglo pasado, cuando el fraile Achille la usó en la preparación de muchas de sus pociones.

Hoy en día casi nadie recorre el antiguo camino y la fuente, con su Capilla, está casi siempre sola. Al sur de la Fuente, en la así llamada Macchia del Lupo, hay una roca con una forma similar a un pie y al agujero del palo, siempre atribuida a San Francisco

Es fácil llegar allí: tomando el camino que conduce desde la carretera provincial de la Verna, a unos cientos de metros hacia abajo de Beccia, lleva hasta Poggio di Fognano.

Y sobre todo, beber un poco de esta agua bendita, ¡definitivamente vale la pena!

Retroalimentación en Bartolomeo de Pisa:

El milagro que inspiró a Giotto para el fresco fue narrado entre 1246 y 1247 por Tommaso da Celano en Vida Segunda de San Francisco (XVII, 46). El Santo «quería un día ir a un eremitorio para dedicarse más libremente a la contemplación». Este eremitorio fue identificado con Verna da Bartolomeo da Pisa. Fue en el verano, San Francisco estaba muy débil y conseguí por un pobre campesino de poder usar su burro. Camina, camina, «el campesino, que seguía al santo subiendo por los senderos de las montañas, estaba agotado por la aspereza y la duración del viaje» y ya no podía soportarlo, apagado por la sed. Gritó y rogó al santo que tuviera piedad de él y le trajera algo de agua. Francisco bajó del burro, se arrodilló y comenzó a orar con las manos hacia el cielo, permaneciendo en oración hasta que lo escucharon, con la salida del agua de la roca. “Vamos, apúrate», le gritó al campesino, «allí encontrarás agua viva, que el misericordioso Cristo ha hecho brotar de la roca para saciar tu sed”.


Warning: mysqli_query(): MySQL server has gone away in /web/htdocs/www.progettoideachiusidellaverna.com/home/wp-includes/wp-db.php on line 1924

Warning: mysqli_query(): Error reading result set's header in /web/htdocs/www.progettoideachiusidellaverna.com/home/wp-includes/wp-db.php on line 1924

Warning: mysqli_query(): MySQL server has gone away in /web/htdocs/www.progettoideachiusidellaverna.com/home/wp-includes/wp-db.php on line 1924

Warning: mysqli_query(): Error reading result set's header in /web/htdocs/www.progettoideachiusidellaverna.com/home/wp-includes/wp-db.php on line 1924

Warning: mysqli_query(): MySQL server has gone away in /web/htdocs/www.progettoideachiusidellaverna.com/home/wp-includes/wp-db.php on line 1924

Warning: mysqli_query(): Error reading result set's header in /web/htdocs/www.progettoideachiusidellaverna.com/home/wp-includes/wp-db.php on line 1924

El Eremitorio de la Casella

Desde el sitio web el “Camino de Asís»

La leyenda cuenta que San Francisco, después de recibir los estigmas, dejó La Verna el 30 de septiembre de 1224.

El itinerario que siguió serpenteaba hacia Monte Arcoppe (Montalcoppi), Foresto y llegaba a la localidad llamada Casella (Caprese Michelangelo), desde donde, a través de Castillo de Montauto, Sansepolcro, Ciudad de Castello, habría llegado a Asís.

En Casella quiso pararse para hacer un ritual. Desde esa altura, donde el ojo se pierde en la inmensidad de los magníficos paisajes, San Francisco, consciente de que este viaje habría sido sin vuelta (morirá en Asís el 3 de octubre de 1226), mirò largamente a La Verna y le dijo con profunda emoción: «¡Adiós, monte de Dios, montaña sagrada, mons coagulatus, mons pinguis, mons in quo beneplacitum est Deo habitare! Adiós monte Alvernia; Dios Padre, Dios Hijo, Dios el Espíritu Santo te bendiga. Quédate en paz, que nunca más nos volveremos a ver«.

La primera huella histórica que tenemos del eremitorio de la Casella se encuentra en un manuscrito que lleva la fecha del 30 de septiembre de 1228, día de aniversario de la partida del Santo, de donde se ha extraído la frase anterior. Similares son las palabras encontradas en un libro impreso en Florencia en 1628 y que está en la biblioteca de Verna, que, después de describir la parada de San Francisco, dice lo siguiente: «Y dichas estas palabras con abundancia de lágrimas, por mano de sus compañeros, hizo plantar una cruz en este mismo lugar. En memoria de la cual, después que fue canonizado el año del Señor 1229, la comunidad de Caprese, Sovaggio y otras aldeas alrededor, construyeron esta capilla«.

En el mismo texto leemos también: «En esta Capilla, el Señor actúa muchos milagros, gracias a los méritos de su siervo Francisco: llega gente de las villas alrededor todos los años a visitarlos en el segundo día de Pentecostés y el Reverendo Piovano de Sovaggio, bajo cuya parroquia está dicha Iglesia, dice en este día la misa y los devotos ofrezcan sus oraciones, regalos y votos en ese lugar santo. Cuando cada vez que la tierra sufre por la ausencia de la lluvia, por costumbre esos pueblos vayan en procesión para orar por esa necesitad, y en señal de su petición, sacan una losa del techo; (muy admirables), muy pocas veces, de hecho, me han dicho que no hubo una sola vez, que no ha llovido al mismo día, o al siguiente. La razón por la que se construyó dicha Capilla.«

Al principio se construyó solo una pequeña capilla, que luego vio el nacimiento de un ermitotio adyacente. Ya existía en 1522, porque en ese año, como se aprende por un documento de los Archivos Municipales de Caprese, Michelangelo: “22 de enero de 1522, llegado y esperado en la Capilla, en los Alpes de dicho común, vive un ermitaño, hombre religioso y un devoto que quería… stanziorno per dicto asino fiorini quattro larghi d’oro

Os ermitaños de Casella se sucedieron con el tiempo, no sabemos si sin interrupciones o de forma irregular, al menos en los primeros siglos. El 14 de abril de 1733, Andrea Nofrini de Francesco de la Parroquia de S. Biagio en Fragaiolo, se presenta al Obispo de Sansepolcro para obtener la licencia «para poder poner el hábito del Padre San Francisco, para convertirse en un ermitaño para servir siempre más Dios en esta vocación generosa.»

Desde el fin del siglo XVI en adelante, hay muchas noticias sobre el eremitorio, muchos nombres de los ermitaños que se quedaron allí, descripciones detalladas del interior de la iglesia y del eremitorio, inventarios de los muebles sagrados e informes muy precisos sobre las entradas, salidas y oblaciones de los benefactores.

Muy grande siempre ha sido la devoción con que los habitantes de los poblados vecinos subieron al eremitorio para celebrar ritos religiosos, de modo que el último ermitaño parece haber sido Giuseppe Veri di S. Giorgio en Salutio, quien fue un ermitaño en esa colina hasta el principio de nuestro siglo.

Desde entonces, durante muchos años tanto la iglesia como el eremitorio han permanecido abandonados y sufrieron graves daños hasta cuando, en los años 80, el deseo de reconstruir el eremitorio de los fieles de Chitignano, Caprese, Subbiano y Chiusi della Verna se juntó a la competencia de administradores y organismos públicos iluminados, y al final de unos años de arduo trabajo, en gran parte voluntario, el Eremitorio de la Casella ha regresado a su antigua gloria.

Hoy volvimos a respirar ese aire de Santidad que siempre se ha respirado desde el distante 1228, y no es difícil, mirando al Santuario de La Verna, imaginar al viejo San Francisco, llorando sobre su burro que se para, se arrodilla en el suelo y reza.